0 Comparar

El proceso de formalización del dinero prestado

La mayoría de los servicios online suelen ofrecer un crédito en un plazo de un año, por primera vez, este período generalmente no supera 180 días. El préstamo y el plazo de amortización se calculan de forma individual. Hoy en día, se puede pedir dinero, como un máximo de 250 mil euros y esto es posible a la primera solicitud del cliente. El sistema limita necesidades de financiación a 150 mil euros. Es mejor solicitar una cantidad del dinero real que el cliente podrá devolver en el plazo indicado sin ningún problema. Aún el servicio virtual requiere que  el cliente tenga un buen historial de crédito con el fin de ser capaz de tomar posteriormente una mayor cantidad de préstamo.

Los documentos necesarios para el préstamo

Para hacer un préstamo online es menester presentar  un pasaporte de ciudadano del país con el registro de residencia, aunque algunas veces, no toda la documentación del cliente se solicita. Algunos de los servicios financieros tienen un límite de edad del prestatario, por eso,  haciendo una aplicación se debe aclarar esta cuestión de consultoría. ¿Qué intereses reales el cliente puede esperar? A despecho de la sencillez y la accesibilidad, este tipo de préstamo tiene sus desventajas – la subida de tasas de interés, teniendo en cuenta el riesgo alto de impago. Habiendo examinado los créditos rápidos más populares, se puede observar una variación de las tasas de interés:

0-1% al día – la amplitud más pequeña;

1,8-2% al día – la amplitud media;

2.1-2.3 al día – la amplitud alta.

 

Por lo general, los préstamos de bajo interés son pagados de forma rápida, con el plazo de amortización completo de 1 mes.  Cuanto el interés sea más alto, la cantidad de dinero prestado y el período de amortización se aumentarán.

Cómo pagar un préstamo online?

Una condición importante del préstamo online es su método de pago, en este sentido vale considerar esta información antes de la solicitud. Lo más mejor  es solicitar un préstamo de tal servicio donde se ofrecen varios sistemas de pago para amortizar el crédito:

  • cuenta corriente;

  • dinero en efectivo;

  • tarjeta bancaria;

  • monedero electrónico virtual.