¿Cómo gastan el dinero los españoles?

12.01.2018

Mejores ofertas

Primer préstamo:
50 € - 300 €
plazo: 5 - 30 días
intereses: 0%
Primer préstamo:
50 € - 400 €
plazo: 5 - 62 días
intereses: 0,8% -1,2%
Primer préstamo:
50 € - 300 €
plazo: 5 - 30 días
intereses: 0%

El gasto en la vivienda, que incluye la propia renta del hogar, agua, electricidad o gas, entre otros, representa casi una cuarta parte del gasto total en consumo de las familias españolas, se sitúa en el 22,3%, lo que supone 2,2 puntos porcentuales por debajo de la media europea, pero en los últimos diez ha sido en el país donde más ha crecido el gasto por detrás de Portugal.

En el año 2016, según la Encuesta de Presupuestos Familiares, el gasto medio en consumo por hogar fue de 28.200 euros. Una cifra significativamente inferior a los 32.000 euros de 2007, el último ejercicio expansivo. Los motivos de esta disminución fueron: la reducción del tamaño de los hogares y del gasto por persona debido a una larga y profunda crisis.

Entre 2007 y 2016, la primera variable pasó de 2,74 a 2,49 habitantes por hogar. La consecuencia es que en el pasado ejercicio los hogares más frecuentes fueron los formados por uno (25,2%) y dos miembros (30,5%), mientras que los hogares de cinco o más personas fueron escasos (5,7%).

También en este periodo, el gasto medio por persona se redujo en 361 euros anuales, pasando de 11.673 a 11.312 euros. Esta disminución es más notoria si eliminamos el efecto de la inflación (el IPC aumentó un 12,3%). Así, la cifra neta corresponde a 10.073 euros€ y comportaría una caída del 11%.

En consecuencia, aunque en 2017 España se ha recuperado el nivel de PIB de hace una década, las familias no han vuelto a gastar como lo hacían en 2007. Una de las principales causas la constituyen los cambios observados en la distribución de la renta nacional. En 2015, en comparación con el año anterior, los beneficios empresariales y los impuestos netos sobre la producción y las importaciones aumentaron su participación en ella, disminuyendo la remuneración de los asalariados. En concreto, esta pasó del 48,3 al 47,4% del PIB entre dichos años.

Tampoco ayuda el IPC interanual de 2017. Iniciamos el año con una tasa del 3%, consiguiendo mínimos del 1,5% en verano y volviendo a la tendencia alcista en septiembre. El IPC de este mes se situó en el 1,8% y supone la mayor subida interanual de precios para todos los meses de septiembre desde 2012. Esta cifra es la decimotercera en positivo que encadena el IPC interanual e implica que los precios hoy son un 1,8% superiores a los de hace un año.

Asimismo, en el ejercicio de 2016, las cuatro partidas donde las familias gastaron un mayor porcentaje de sus ingresos fueron: vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (30,9%), alimentos y bebidas no alcohólicas (14,6%), transporte (11,6%) y restaurantes y hoteles (9,9%). Por el contrario, las cuatro áreas de menor importancia fueron: enseñanza (1,4%), bebidas alcohólicas y tabaco (1,9%), comunicaciones (3,1%) y sanidad (3,4%).

A priori, puede llamar la atención que las familias gasten más en restaurantes y hoteles que en enseñanza y sanidad, siendo las dos últimas una prioridad para muchas de ellas. La explicación a la paradoja es sencilla: el gasto efectuado en la primera partida es casi completamente sufragado por el sector privado; mientras que los gatos de enseñanza y sanidad son satisfechos por la Administración. No obstante, los recortes de las prestaciones públicas efectuados en la última década han llevado a un aumento de su participación en el gasto total. En concreto, en un 0,42 y un 0,49%, respectivamente. En el período 2007-2016, la vivienda constituyó la rúbrica en que más aumentó el gasto en términos relativos, pasando del 25,63 al 30,9%. Aunque la reacción automática es asociar dicho incremento a una subida de los alquileres, la realidad es diferente porque el importe de los arrendamientos durante los años indicados se redujo en un 25,8%.

En cambio, la partida que más disminuyó fue la de transporte, al pasar del 14,36 al 11,6%, a causa de la caída del número de vehículos matriculados y el incremento del precio de los carburantes. Asimismo, de 2007 a 2017 el barril de Brent ha aumentado un 25,1%, pasando de 40,76 a 53 euros.

En resumen, los españoles gastaron menos, y de un modo muy diferente al de 2007. Los principales culpables de la disminución del gasto estuvieron directamente relacionados con la tasa de paro y la escasa recuperación del poder adquisitivo perdido durante la crisis. Proporcionalmente, las familias ahora gastan más que antes en vivienda, alimentos y bebidas no alcohólicas, sanidad, enseñanza y comunicaciones, mientras que lo hacen menos en el resto de partidas principales, especialmente en transporte, vestido y calzado y ocio y cultura.

Si tus gastos no te permitan realizar tus nuevos ideas, te recordamos que muchas de nuestras compañías asociadas ofrecen condiciones muy favorables de los préstamos, algunos de ellos son al 0 % de interés. Puedes seleccionar el mejor para ti en unos minutos en la sección "Préstamos" en nuestro sitio web.

Mejores ofertas

Primer préstamo:
50 € - 300 €
plazo: 5 - 30 días
intereses: 0%
Primer préstamo:
50 € - 400 €
plazo: 5 - 62 días
intereses: 0,8% -1,2%
Primer préstamo:
50 € - 300 €
plazo: 5 - 30 días
intereses: 0%

Noticias recientes

Nuestro sitio utiliza cookies que recopilan datos sobre las visitas al sitio. Estos datos nos ayudan a mejorar la seguridad, disponibilidad y usabilidad del sitio. Lea las disposiciones básicas sobre cookies y acepte su uso. Puede bloquear y eliminar las cookies instaladas en su computadora a traves de la configuración del navegador.
Estoy de acuerdo